Francia sede a “presión” de España

0
24

España y Alemania son socios muy próximos de Francia, de forma que cuando hacen una propuesta la examinamos: Francia

Ante las necesidades imperiosas de suplir el cerrojazo ruso con el gas, por parte de Olaf Scholz, y la de reivindicarse como canal para el suministro energético, por parte de Pedro Sánchez, Francia dejó de hacer “oídos sordos” a la propuesta de España y empieza a reconsiderar la petición de que un tubo atravesara su país para inyectar Gas natural.

El presidente del Gobierno se aseguró ayer el “apoyo total” del canciller para establecer una conexión pirenaica (el llamado MidCat) que inyecte gas natural desde España hasta el corazón de Europa. Francia, que hasta la fecha había hecho oídos sordos a los planes para este tubo que atravesaría su territorio, reaccionó al fin y se plegó a valorar la propuesta, presionada ya no sólo por España, sino por la mayor potencia económica de la Unión Europea.

“Desde el momento en que el presidente del Gobierno español y el canciller alemán lo piden, desde que los amigos lo piden, examinamos la demanda de nuestros amigos, de nuestros socios”, señaló Bruno Le Maire, ministro galo de Economía y Finanzas.

“España y Alemania son socios muy próximos de Francia, de forma que cuando hacen una propuesta la examinamos”, remató, lejos aún de amparar en la práctica un proyecto que ahora, al menos, sí parecen tomar en consideración.

Francia no es ajena a la inflación (un 6,1% en el mes de julio), pero no está especialmente preocupada por el bloqueo energético que pueda ejercer Moscú, ni siquiera cuando el gigante Gazprom va reduciendo el flujo al grupo galo Engie por “un desacuerdo entre las partes sobre la aplicación de algunos contratos”, como se dio a conocer. Francia cubre su suministro con la energía nuclear, blindada más a escala continental, poco antes del estallido de la guerra de Ucrania.

Alemania depende sin embargo del gas; antes del conflicto bélico procedía en más de un 50% de Rusia, por lo que Scholz está interesado en “la creación de una gran red europea eléctrica, de futuro para el hidrógeno y ahora para los gasoductos”, explicitó.

Por su parte, España ni extrae gas ni confía en las centrales nucleares, pero, recibe gas de Argelia y atesora una de cada tres plantas regasificadoras europeas. En estas instalaciones se puede recibir por mar gas natural licuado (GNL) de países como Estados Unidos para luego redistribuirlo entre los socios comunitarios.

En su encuentro con el presidente español en el castillo de Meseberg, a unos 70 kilómetros de Berlín, el canciller afirmó que la mejora de las interconexiones en Europa darían estabilidad a Europa y Alemania. “La seguridad de los suministros es parte de la seguridad nacional, alemana y europea” afirmó Scholz en una comparecencia con Sánchez, invitado a participar en el inicio del Consejo de Ministros alemán extraordinario de dos días que se celebra en Meseberg.

“Hay dos formas de ampliar las interconexiones desde España y Portugal al resto de Europa. Una, es a través de Francia y la otra vía Italia”, insistió por su parte Sánchez, que ya en su gira latinoamericana señaló la posibilidad de llevar gas a Europa a través de Barcelona y vía Livorno (Italia).