Busca Boris Johnson apoyos para su candidatura a primer ministro

0
15

Entra Sunak en la contienda.

Londres.- Boris Johnson luchaba el domingo por conseguir los apoyos suficientes para volver a ser el primer ministro de Reino Unido, después de que destacadas figuras del ala derecha del Partido Conservador se unieron en torno al hombre que en su día fue acusado de traicionarle, Rishi Sunak.

Sunak, exministro de Finanzas del país, de 42 años, confirmó el domingo que se presentará a la carrera para sustituir a Liz Truss, prometiendo afrontar la «profunda crisis económica» del país con «integridad, profesionalidad y responsabilidad».

“Quiero arreglar nuestra economía, unir a nuestro partido y cumplir con nuestro país», dijo Sunak, el hombre al que los partidarios de Johnson acusan de haber puesto fin a su mandato a los tres años.

Sunak abandonó el gabinete en julio, desencadenando una rebelión ministerial sin precedentes contra Johnson.

La declaración del claro favorito lanza el guante a Johnson, que regresó de unas vacaciones en el Caribe para intentar asegurarse el respaldo de 100 legisladores para entrar en la votación del lunes.

Durante su anterior etapa en Downing Street contó con el apoyo de muchas de las diferentes facciones del partido, incluidas las de la derecha que encabezaron la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Esta vez, sin embargo, muchos de sus anteriores partidarios le han dicho a Johnson que debería dar un paso al costado, señalando que el país necesita estabilidad después de que las caóticas seis semanas de Truss en el cargo desencadenaron una gran turbulencia en los mercados financieros, golpeando el valor de la libra esterlina.

Johnson también se enfrenta a una investigación en el Comité de Privilegios sobre si engañó al Parlamento sobre las fiestas en Downing Street durante los confinamientos por el COVID-19. Podría verse obligado a dimitir o ser suspendido de su cargo si es declarado culpable.

«Este no es el momento para el estilo de Boris», dijo a Sky News Steve Baker, un influyente legislador de la derecha del partido.

“Me temo que el problema es que, debido a la votación en Privilegios, Boris sería un desastre garantizado».

Reino Unido se ha visto abocado a una nueva batalla por el liderazgo después de que Truss se viera obligada a dimitir cuando sus políticas económicas radicales hicieron subir el costo de los préstamos y las tasas de interés de las hipotecas en un momento de aumento de las facturas de energía y alimentos.

Sunak, Johnson y la exministra de Defensa Penny Mordaunt están en la carrera para convertirse en el quinto primer ministro del país en seis años.

Profundamente impopular

La perspectiva de que Johnson vuelva a ser primer ministro es un asunto que polariza a muchos en un Partido Conservador dividido, mientras que su popularidad entre los votantes también había caído antes de que se viera obligado a abandonar el cargo.

Para algunos legisladores, es un imán para los votos, capaz de atraer a todo el país con su imagen de celebridad y su marca de optimismo energético. Para otros, es una figura tóxica que no lograría unir al partido y que podría socavar los esfuerzos por construir un liderazgo estable para calmar a los agitados mercados financieros.

Sunak lleva una gran ventaja en la carrera por conseguir el respaldo de los legisladores, ya que la BBC sitúa su apoyo en 133 declaraciones, y Johnson en 55.

De ser elegido, Sunak sería el primer premier de origen indio en Reino Unido. Su familia emigró a Gran Bretaña en los años 60, un periodo en el que muchas personas de las antiguas colonias británicas llegaron para ayudar a reconstruir el país tras la Segunda Guerra Mundial.

Tras licenciarse en la Universidad de Oxford, estudió en la Universidad de Stanford, donde conoció a su esposa Akshata Murthy, cuyo padre es el multimillonario indio N. R. Narayana Murthy, fundador del gigante indio de la subcontratación Infosys Ltd.

Sunak llamó por primera vez la atención nacional cuando, a los 39 años, se convirtió en ministro de Economía bajo el mandato de Johnson justo cuando la pandemia de COVID-19 llegó a Reino Unido, desarrollando un plan de permisos para ayudar a millones de personas durante los múltiples cierres.

“Serví como su ministro de Finanzas, ayudando a dirigir nuestra economía a través de los tiempos más difíciles», dijo Sunak en un comunicado el domingo. «Los retos a los que nos enfrentamos ahora son aún mayores. Pero las oportunidades -si hacemos la elección correcta- son fenomenales».

A pesar de que las encuestas muestran que Sunak es más popular en el país, sigue siendo profundamente impopular entre gran parte de la militancia del partido después de que le culparan de la caída de Johnson.

Según las reglas de la acelerada contienda, si un solo candidato consigue el respaldo de 100 legisladores conservadores de los más de 350 que hay en el Parlamento, será nombrado primer ministro el lunes. Si dos candidatos consiguen ese nivel de apoyo, pasarán a una votación entre los miembros del partido, y el ganador se anunciará el viernes.

Los partidarios de Johnson dicen que se ha asegurado el apoyo de más de 100 legisladores, pero que muchos se mantienen callados porque todavía tienen cargos en el gobierno.