Rusia promete respuesta «en un futuro cercano» a ataques ucranianos con armas occidentales

0
18

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, ha anunciado que su país tomará represalias «en un futuro cercano» contra los ataques perpetrados por Ucrania en territorio ruso con armamento suministrado por Occidente.

«Estoy convencido de que verán nuestra reacción en un futuro cercano», afirmó Lavrov en una entrevista con el periodista Pável Zarubin, publicada este domingo. Zarubin preguntó específicamente sobre la respuesta de Moscú a ataques como el de Sebastopol, ocurrido a finales de junio con misiles ATACMS equipados con submuniciones de racimo.

Lavrov subrayó que Estados Unidos y otros países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), están directamente involucrados en el conflicto, afirmando que «sin la participación directa» de Washington en la fijación de objetivos y la preparación de datos satelitales, los misiles ATACMS y otras armas de largo alcance «no habrían llegado a ninguna parte». A pesar de ello, Occidente sigue insistiendo en que «no está en guerra» con Moscú, añadió el canciller ruso.

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha reiterado en varias ocasiones que, en respuesta a los ataques de Kiev con armamento occidental en territorio ruso, Moscú podría considerar enviar material bélico a «otras partes del mundo». Putin enfatizó: «Si alguien considera probable suministrar este tipo de armas a la zona de hostilidades para que se realicen ataques a nuestro territorio planteándonos problemas, ¿por qué no tendríamos el derecho a suministrar nuestras armas de clase semejante a aquellas regiones del mundo donde se realizarían ataques a objetivos sensibles de aquellos países que lo están haciendo hacia Rusia?».

Involucramiento occidental y consecuencias geopolíticas

La implicación de Occidente en el conflicto ucraniano, según Lavrov, es un hecho bien conocido. El canciller señaló que la asistencia militar de Estados Unidos y otros países de la OTAN a Ucrania no se limita sólo al suministro de armas, sino que también incluye apoyo en inteligencia y logística, lo cual intensifica la tensión entre Rusia y Occidente.

Putin, por su parte, ha dejado claro que la respuesta de Rusia podría no limitarse a medidas defensivas. La posibilidad de que Moscú suministre armamento a regiones conflictivas aliadas podría cambiar significativamente la dinámica geopolítica y de seguridad global, elevando el riesgo de un conflicto más amplio.

Respaldo internacional y percepción pública

En el ámbito internacional, las declaraciones de Lavrov y Putin han generado diversas reacciones. Algunos países han expresado su preocupación por la escalada de violencia y la posible expansión del conflicto. La narrativa rusa de responsabilizar a Occidente por el apoyo militar a Ucrania ha encontrado eco en ciertos sectores, aunque la comunidad internacional en su mayoría sigue condenando la invasión rusa y apoyando la integridad territorial de Ucrania.

Impacto en la política interna rusa

Estas declaraciones también tienen un impacto significativo en la política interna de Rusia. El gobierno busca consolidar el apoyo popular ante lo que describe como una agresión externa. La retórica de defensa y represalia contra Occidente se utiliza para justificar medidas más drásticas y mantener el control sobre la narrativa del conflicto.

La promesa de una respuesta contundente por parte de Rusia a los ataques ucranianos con armas occidentales marca una nueva fase en el conflicto, con las tensiones al alza y la posibilidad de una mayor implicación internacional.