Trump planea enviar fuerzas especiales a México para combatir narcotraficantes

0
41

El expresidente y precandidato republicano, Donald Trump, plantea una insólita medida: enviar fuerzas especiales de Estados Unidos a México para enfrentar a los cárteles de la droga. Citando fuentes cercanas al grupo de asesores de campaña de Trump, la revista estadounidense Rolling Stone revela que el republicano estaría dispuesto a poner en marcha su controvertida medida «con o sin el apoyo del gobierno mexicano».

Esta propuesta, de ser implementada, marcaría un drástico cambio en la política exterior de Estados Unidos hacia México. Las fuerzas especiales estadounidenses tendrían la misión de neutralizar a los líderes de los cárteles más prominentes en México, una medida que Trump considera crucial en su cruzada contra el narcotráfico.

La estrategia de Trump para combatir los cárteles ha sido una de las piedras angulares de su campaña política. En su plataforma electoral, el exmandatario detalla un enfoque agresivo que incluye el uso del Pentágono para «emplear de manera efectiva fuerzas especiales y otras tácticas, tanto visibles como encubiertas, para infligir el máximo daño a la cúpula, infraestructura y operaciones de los cárteles».

Además, Trump propone clasificar a los grupos narcotraficantes como organizaciones terroristas, una medida que ha ganado apoyo entre los legisladores de su partido en el Congreso. Sin embargo, esta idea ha encontrado resistencia en el gobierno mexicano, que la ve como una intromisión en su soberanía y una estrategia de propaganda de los políticos conservadores.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha rechazado enérgicamente esta sugerencia, acusándola de ser una táctica de los conservadores para desestabilizar su administración. Para el mandatario mexicano, la cooperación bilateral basada en el respeto mutuo y la soberanía nacional es fundamental en la lucha contra el narcotráfico.

La campaña de Trump, conocida por su postura antimigrante, también ha relacionado la gestión de la frontera por parte de su sucesor, Joe Biden, con el aumento en las muertes por opioides, especialmente por el fentanilo, en Estados Unidos; una narrativa que busca fortalecer la imagen de Trump como un defensor de la seguridad nacional y criticar las políticas migratorias más flexibles de la administración actual.